Actualmente, nos encontramos en una época marcada por los continuos viajes por carretera. Una de las averías más comunes se produce en los neumáticos, concretamente, cuando se pincha uno de ellos. Conocemos el equilibrado de ruedas en Mungia, por lo que te vamos a explicar a lo largo del texto las posibilidades a la hora de reparar pinchazos cuando ocurre este altercado mientras conducimos.

Ha venido y parece que para quedarse. Los vehículos de nueva hornada traen consigo el conocido como kit antipinchazos. Este accesorio tan común lo conocemos durante el equilibrado de ruedas en Mungia, ya que es frecuente encontrar neumáticos que lo hayan aplicado.

Su principal ventaja es su reducido tamaño, por lo que lo podrás guardar en tu maletero sin preocuparte de añadir un peso extra a tu vehículo o de aumentar su consumo de combustible. Este kit soluciona los pequeños pinchazos que nos puedan ocurrir mientras conducimos. Cuando lo aplicamos, se crea una capa resistente que aísla la cubierta de la rueda y la protege. Eso sí, cabe destacar que caducan a los cuatro meses y su precio es elevado, rondando los cincuenta euros.

La otra opción, más tradicional y que seguro que conoces, es la famosa rueda de repuesto. Los coches de la pasada década solían incluir este accesorio debajo del maletero. Esta rueda te permite, en caso de avería de uno de los neumáticos, sustituirlo y realizar unos cuantos kilómetros más hasta el taller más cercano. Su principal ventaja es que evita que llamemos a la grúa, ya que a diferencia del kit antipinchazos, con el recambio no tienes que preocuparte del tamaño del pinchazo.

Desde RECAMBIOS Y ACCESORIOS MUNGIA te animamos a que siempre lleves uno de los dos accesorios mencionados, pues te ayudarán en caso de avería del neumático. ¡Conduce con mucha precaución!